“Discovery”, de Daft Punk. 20 años de una historia que trasciende tiempo y espacio

Previous
Next

“Discovery”, de Daft Punk. 20 años de una historia que trasciende tiempo y espacio

El álbum icónico del dueto francés cumple dos décadas de existencia

Por Marcos Eduardo Cámara-Meléndez*

Todas las generaciones tienen un disco que las marcó, el que es recordado como el momento crucial dentro de esa década. Los años 60 tuvieron al Sgt. Pepper’s, los 70 al Dark side of the moon, los 80 a Thriller y los 90, Nevermind. Pero a medida que finalizaba el anterior siglo, todos nos preguntábamos cómo iba a ser el futuro, el nuevo milenio.

Con la locura del Y2K, la pelea del Nü Metal contra las Boy Bands, el auge de los reality shows y cambios políticos en distintas partes del mundo, creímos que íbamos a tener una época sombría por vivir… hasta que dos robots franceses dijeron lo contrario.

Remontemos brevemente hacia 1993: luego de una mala reseña en una revista musical, que los llamó ‘daft, punky thrash’, Thomas Bangalter y Guy Manuel de Homem-Christo decidieron que tal vez el rock no era lo suyo y disolvieron el trío que formaban junto a Laurent Brancowitz (a la postre, guitarrista de la banda Phoenix) para concentrarse en el sonido House, que vivía su segunda ola en Europa. Cuando el House se volvió la norma en Ibiza, Manchester y París, los que en ese entonces eran un par de adolescentes salidos del liceo comenzaron a experimentar con sonidos generados por viejas máquinas de ritmo como computadoras, sintetizadores y samplers, aunque no eran ajenos al mundo musical, pues el padre de Bangalter fue un artista Disco en los años 70.

Adelantamos hacia 1997 cuando Daft Punk se lanzaba a la conquista del mundo con Homework, uno de los discos más importantes en la historia musical no solo bailable, sino popular. Luego de un aclamado debut que los llevó de gira por todo el mundo, entraron en una etapa de silencio absoluto, desaparecieron de la faz de la Tierra y además, era difícil reconocerlos si ibas a la tienda ya que cuentan hasta hoy con pocas fotografías con el rostro descubierto… hasta que en el año 2000, celebrando el inicio del nuevo milenio, regresaron de forma totalmente inesperada con un nuevo concepto y un nuevo single: One more time.

Y todo fue distinto desde ese momento, Discovery había llegado a nuestro planeta.

Desde el primer acorde, notamos que este era un Daft Punk distinto, pues su primer disco, como su nombre lo indica, era una ‘tarea’ o bien, un juego de palabras indicando que fue hecho en casa, donde incluso dedican un tema a sus influencias, llamado jocosamente Teachers.

Ahora, sonaban a un retrofuturismo, dándole una vida nueva a la música, con referencias a una canción futura suya, recuperando temas Disco de los años setenta, mezclando rock progresivo, psicodelia y sonidos distorsionados, pero colocados perfectamente dentro del esquema para crear nuevos himnos de las pistas de baile. El mismo nombre, incluso, es otro juego de palabras, pues al separar e invertir Discovery, nos da ‘Very Disco’, otro guiño a sí mismos que incluyeron en el track Veridis Quo.

Sin embargo, esto no era todo. Años atrás habían sorprendido a todos lanzando videos innovadores dirigidos por cineastas de renombre, como Michel Gondry y Roman Coppola (que si su apellido suena familiar, es por obvias razones); en esta ocasión no iban a quedarse atrás y contactaron nada menos que al legendario Leiji Matsumoto, creador de obras maestras del anime como Capitán Harlock y Queen Millennia, esta última se transmitía en nuestro país bajo el nombre La Princesa de los Mil Años como parte del bloque sabatino Caritele de TV Azteca.

Matsumoto-San y su estudio, junto a la productora Toei Animation, se dieron a la tarea de crear un filme basado en todas las canciones del álbum, siendo ellos los primeros en todo el mundo que lo escucharon en su totalidad antes de ser lanzado, para inspirarse y crear el guión deInterstella 5555: The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem. De esta forma, Discovery no tenía solamente un sencillo y un video, como se hace tradicionalmente, sino que todas las canciones podían funcionar como ‘sencillos’, pues contaban con video propio.

El éxito no se hizo esperar y de inmediato One more time se volvió uno de los videos más pedidos en MTV en todas sus señales. De repente, el mundo se preguntaba quiénes eran esos artistas y se sorprendían al ver el concepto perfectamente trabajado, con vistosos cascos robóticos y trajes de diseñador. Daft Punk había dejado de ser un dueto muy influyente en el underground para volverse todo un fenómeno global.

Con la ayuda de productores como Romanthony, Todd Edwards y DJ Sneak, Discovery tomó forma, al igual que utilizando decenas de sampleos, entre los que destacan los de George Duke, Rose Royce, ELO, Edwin Birdsong y Barry Manilow.

Y así, un álbum hecho con fragmentos de otras estrellas se convirtió en un clásico que llegó a ser considerado dentro de los 10 discos más importantes de la primera década del siglo XXI, un siglo que comenzó con incertidumbre, pero que ahora, 20 años después, seguimos bailando y cantando con One more time o Face to face, enamorándonos con Something about us o emocionándonos con Aerodynamic.

Hoy en día es difícil imaginar el mundo sin Discovery, porque desde ese momento adoptamos su modelo como el nuevo estándar tanto en el house y el dance, como en la industria musical. Porque nadie se atreve a negar que cuando lo escucha una y otra vez encuentra más matices, sonidos que pasó de largo y que estuvieron ahí todo el tiempo, pero que poco a poco, se vuelven a descubrir.

(*) Publicista, gamer, aficionado de la cultura pop.
Twitter, Instagram, Facebook: @mackmelendez