Desde un lugar que desapareció

Peregrinos, de Sofía Segovia

Refugiados, migrantes, que tratan de llegar a la tierra prometida.

 

Sí a la empatía, no al maniqueísmo

Basado en hechos reales de la 2ª. Guerra Mundial siendo protagonistas dos niños expulsados del lugar donde nacieron, Prusia Oriental, que desapareció del mapa al perder Hitler la guerra. La autora dice que creyó conocer bien sobre esa guerra, sin embargo, “el murmullo de las abejas” le hizo darse cuenta de que sólo lo sabía desde el punto de vista de los ganadores, es decir, Estados Unidos, pero no de los que perdieron, señalados como los culpables, los alemanes. Su objetivo fue investigar sobre la culpabilidad de los “perdedores”, su punto de vista, desde luego, sin perder la perspectiva de lo que le pasó al pueblo judío.

Lo primero fue bombardear a su pueblo con mensajes de odio y miedo

Lo que encontró fue que la primera víctima del gobierno nazi fue la gente común, y no con balas, los bombardearon implacablemente con mensajes de odio y miedo, arrebatándoles y robándoles conciencia, identidad, valores, voz, prohibiéndoles disentir, sin derecho a expresar sus ideas, “calladitos así vivitos”. De esta forma comenzó el horror y la mayoría de los alemanes no se dieron cuenta; al final, cuando ya no había nadie que los manipulara y engañara, se percataron de las atrocidades.

El libro cuenta lo que se siente vivir una guerra y sobrevivir después de perderla; los alemanes comunes, principalmente mujeres y niños, se quedaron con la carga de la reconstrucción de un país totalmente deshecho.

La autora es conocida por sus novelas basadas en la historia mexicana, cuando le preguntaron porqué ésta no, comenta: “Sí es una historia mexicana porque termina acá, lo niños concluyen su peregrinaje aquí, en ese México que abre sus puertas a todo que huye buscando vida y paz. Confieso, para hacer esa atadura entre Prusia Oriental y México usé un pedazo muy pequeño del Popol vuh. El éxodo prusiano es de los más terribles de la humanidad y en México ya pasó dos veces cuando perdimos territorio con Estados Unidos y un gran número de nuestra gente tuvo que huir”.

Este libro llama a la paz, a veces hay que contar una guerra lejana para que los lectores la apreciemos y cuidemos, invitándoles a preguntarse: ¿Qué hubiera hecho yo ante esos mensajes de odio y miedo que invadían la mente y corazón? ¿Cómo defenderse ante tal bombardeo? Sin duda decisiones durísimas.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados